Se registraron robos de celulares, varias riñas, y consumo de alcohol en exceso. La Policía debió intervenir por desmanes en una de las tribunas. Mirá el video.

 

 

Lamentablemente la fiesta del Carnaval se vio empañada por una serie de hechos que los vecinos dieron a conocer a través de las redes sociales, donde el común denominador fue la sustracción de celulares a menores de edad. Tampoco faltaron los reclamos por el consumo en exceso de bebidas alcohólicas y que en algunos casos derivaron en desmanes.

Según nos hicieron saber, la modalidad fue similar en todos los casos: se ponían uno adelante y otro atrás, y una vez que encerraban a la victima le sustraían del bolsillo el celular. Si bien sólo tenemos registro de siete damnificados, todo indicaría que podrían ser más.

Cabe señalar que no hay denuncias radicadas, en algunos casos por considerarlo una pérdida de tiempo. En ese sentido, la madre de uno de los adolescentes damnificados, en privado relató: “sabes que pasa, hay muchos como yo que fueron (a la comisaría) y al ver que te dicen ‘no podemos hacer nada’ para que la vas a dejar asentada (a la denuncia) Le dije que el cel tiene gps, pero Juan no se acuerda la contraseña y me dice ‘nosotros necesitamos la orden de un juez’. ¿Que voy a esperar al lunes que ya el cel desapareció? Le dije el tipo es de acá (de Lincoln) tiene cerca de 30 años y tatuajes en los brazos y Juan dice que lo ha visto en el CIC Plaza España (Sic)”.

Lo cierto es que los efectivos policiales –unos cien y no más- para cubrir todo el recorrido y el resto de la ciudad, parecen no ser suficientes para un evento que concentra a tanta cantidad de público.

 

DESCONTROLADO CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS

Las famosas heladeras con un “arsenal” de bebidas alcohólicas que muchos espectadores llevan al carnaval para consumir durante la noche, puede terminar mal. Y de hecho fue lo que ocurrió en la noche del sábado, cuando un grupo de personas alcoholizadas provocó desmanes en una de las tribunas y tuvo que intervenir la Policía (ver video). Lamentablemente, las familias allí presentes debieron abandonar el lugar.

Por su parte, también se registraron peleas callejeras en distintos sectores del recorrido. Es más, en uno de los casos, un menor le provocó un corte superficial en el dedo de una mano a otro con una navaja, en el marco de una riña que ocurrió en la Terminal de Ómnibus.

Según las fuentes policiales, hubo siete aprehendidos por ebriedad y desorden.

En definitiva, muchas cosas para mejorar en materia de seguridad en vísperas del próximo fin de semana, donde se espera un importante marco de público.

 

QUÉ DIJERON LAS AUTORIDADES MUNICIPALES LA SEMANA PASADA

La Mesa de Seguridad, Protección Pública y Vial del Partido de Lincoln mantuvo una reunión la semana pasada con integrantes de la Sub Secretaría de Seguridad, para conocer y analizar en detalle, las medidas dispuestas para las noches de corso, con relación a la nocturnidad y la venta de bebidas alcohólicas para preservar la seguridad de los asistentes al carnaval.

En ese marco, desde el deliberativo consultaron sobre horarios de finalización de los espectáculos, cese de ventas en cantinas, tipos de envases a utilizar por las cantinas para la venta de bebidas alcohólicas, cantidad de efectivos previstos, funcionamiento de cámaras de seguridad, entre otras cosas.

En respuesta, el secretario de Seguridad, Oscar Carrizo, sostuvo que “no se puede establecer un horario cierto de finalización del espectáculo por distintas razones y que la venta en las cantinas cesaría treinta minutos después de finalizado el espectáculo”.

Además, en un comunicado enviado por Mesa de Seguridad, informaron que las autoridades de seguridad del municipio prometieron que se trabajará “con 170 efectivos policiales, un 20 % más que el año anterior, con tres grupos operativos instalados en la zona de las cantinas de los clubes El Linqueño, Rivadavia y la esquina de las avenidas 25 de Mayo y Massey, un cuatriciclo de Defensa Civil para emergencias, 6 ambulancias ubicadas para salir rápido de la zona del recorrido”.

Asimismo, los funcionarios aseguraron que “en el recorrido cada cruce de calles tendrá un espacio reservado para cruzar y también hay dispuesto personal de seguridad para el mismo”.

“En las tribunas no estará permitido el ingreso con botellas de vidrio y serán revisadas las heladeras de los espectadores; también quienes ingresen a las tribunas estarán identificadas con pulseras de distintos colores para evitar el exceso de capacidad”, dijeron las autoridades en esa reunión.

En tanto, el funcionario Espinoza, añadió que “además de los efectivos dispuestos para el corso, se trabajará en la ciudad con cuatro cuadriculas, con ocho móviles recorriendo en forma permanente y un apoyo a los distintos móviles; se realizará control en los accesos contando con dos móviles de Policía Federal, cuatro motos y 17 cámaras de seguridad hoy funcionando”. Y, en relación a las cámaras, Carrizo, destacó que “se trabajará con los domos que ya

funcionan y se está haciendo un relevamiento de las cámaras instaladas por privados”.

“Si bien las inquietudes planteadas por nota a la Asociación Civil Carnaval Artesanal para que formen parte de los convenios con los espectáculos y las cantinas, no fueron tenidas en cuenta, se espera que en un futuro se pueda seguir articulando entre todos, para mejorar los aspectos relacionados a la prevención de incidentes y a la organización en general”, señalaron desde la Mesa de Seguridad que preside el concejal Diego Ramos.